Reformas efectuadas en el Santuario de la Virgen de la Soledad.

jueves, 25 de abril de 2013

Recibimos a la Aurora de la Stma Virgen de la Cabeza.

En la noche del Sábado de Gloria al Domingo de Resurrección,  recibimos a los Hermanos de la Aurora de la Real Cofradía de Maria Santísima de la Cabeza Coronada, que esa noche realizaban su primer itinerario, y que se acercaron hasta el Santuario de Nuestra Señora de la Soledad, para visitar a nuestra Sagrada Titular y dedicarle una de su canciones.

Las puertas del Santuario se encontraban abiertas de par en par, la Virgen, aun en el trono, recibió a la gran cantidad de público que acompañaba a la Aurora, por lo que el  Santuario se lleno por completo. La tradicional música de la Aurora sonó en el interior del templo como una oración cantada a la Madre de Dios.

Para finalizar la visita, compartimos una copa de los tradicionales licores ruteños, y unos dulces.

viernes, 19 de abril de 2013

Meses de intenso trabajo.



Desde la toma de posesión de la nueva Junta de Gobierno, producida el 20 de octubre de 2012, se ha llevado a cabo un intenso trabajo, encaminado a materializar los proyectos que para este año nos fijamos.

En primer lugar, intentar evitar las humedades en la Ermita, localizando el problema e intentar solucionarlo, las bajantes atascadas y las canales maestras en mal estado eran la causa de esas humedades. Con la colaboración de nuestro Consiliario y administrador del cementerio D. David Ruiz, se soluciono el problema. Se pinto todo lo estropeado por la humedad, que ha vuelto a salir, pues tardara un buen tiempo en desaparecer por completo. Se retiro el cristal del camarín de la Virgen, al mimo tiempo que se cambiaba la iluminación del mismo, por luz fría, y se forraba en tela roja. Se estrenaron nuevas cortinas de tela roja, así como un nuevo túmulo para el Cristo Yacente. Se cambio la iluminación de los candelabros del trono, pasando de ser de luz eléctrica a velas, estrenando los mecheros de los mismos. Para ayudar a la iluminación de la Virgen, se instalaron en los mismos dos pequeños reflectores alógenos, cambiándose también toda la instalación eléctrica del trono.

Se ha restaurado una antigua cruz, colocándole adornos plateados y un corazón de plata, escudo de la Cofradía. Se ha dorado en pan de oro el penacho del dosel, así mimo se ha estrenado este por completo. Se ha llevado a cabo un limpieza total del trono, con productos especiales para el mismo, así como se ha restaurado la peana del camarín.

Todo esto ha sido llevado a cabo por los miembros de la Junta de Gobierno y por algunos hermanos cofrades que han querido ayudar en esta tarea, a los que damos las gracias, del mimo modo agradecemos a la Real Cofradía de Maria Santísima de la Cabeza Coronada, a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Rosa y Maria Santísima del Mayor Dolor y a la Parroquia de San Francisco de Asís su colaboración con nosotros.

lunes, 8 de abril de 2013

La Virgen vuelve a su camarín.



Después de un intenso mes de marzo, donde hemos celebrado el Besamanos, el Triduo, los dos traslados y la Estación de Penitencia, estos últimos suspendidos por causa de la lluvia, la Santísima Virgen de la Soledad se encuentra de nuevo en su camarín, habiéndose ya celebrado el Rosario del mes de abril. Así mismo, el día 30 de marzo recibimos en el Santuario a la Aurora de la Virgen de la Cabeza, que interpreto una de sus canciones a la Virgen de la Soledad.

El día 4 del próximo mes se rezara el Rosario correspondiente al mes de mayo, y el día  12 de ese mismo mes, Segundo Domingo de Mayo, el Santuario de Nuestra Señora de la Soledad se encontrara abierto a la llegada de la Virgen de la Cabeza a la explanada del Cementerio, para recibir a todas aquellas personas que deseen visitar a nuestra Sagrada Titular.

viernes, 5 de abril de 2013

Rosario del mes de abril.

 
 
Mañana sábado día 6 de Abril tendrá lugar en el Santuario de Nuestra Señora de la Soledad el rezo del Santo Rosario correspondiente al mes de Abril.
 
Dicho acto dará comienzo a las 5 de la tarde.

lunes, 1 de abril de 2013

Otra vez la lluvia.



Por tercer año consecutivo, la Virgen de la Soledad no pudo hacer su Estación de Penitencia completa, el año 2011, se suspendió, en 2012 un fuerte aguacero sorprendió en mitad del itinerario, y este año de 2013, de nuevo una lluvia torrencial a la hora de la salida ha obligado a suspender de nuevo la procesión. La noche se volvió totalmente invernal, por no decir “infernal” la fuerte lluvia, viento y niebla eran la tónica reinante, por lo que la Junta de Gobierno decidió suspender la Estación de Penitencia.

Ahora solo queda dar las gracias, en primer lugar a todas aquellas personas que, a pesar de que la noche era para quedarse en casa, acudieron a la Ermita a ver a la Virgen; gracias a los agentes de turno de la Policía Local, por el animo que nos dieron en esos momentos difíciles: gracias a la Asociación Cuenta Conmigo, por estar presentes, no pudo ser la cuestación, os esperamos el año que viene; gracias a los chicos y chicas que tocaban los tambores, algunas lagrimas se escaparon por no poder acompañar a la Virgen con el sonido ronco del tambor, no pasa nada, el año que viene tocareis todavía con mas ganas: gracias a los costaleros, no faltasteis ninguno a pesar de que sabíais que la Virgen no salía; gracias a los vestidores de la Virgen, la pusisteis guapísima, como es Ella y como se merece la Madre de Dios: gracias a nuestros párrocos, con las oraciones llenamos el espíritu en una noche tan difícil; gracias a los medios de comunicación, Tele Rute, Radio Rute, Tjenlared, llevasteis la imagen de la Virgen a mucha gente; gracias a nuestros monaguillos, el incienso no lleno las calles de Rute, pero si perfumo la casa de la Virgen; gracias a nuestros hermanos cofrades, a pesar de lo difícil de la situación económica, habéis ayudado a esta Junta de Gobierno a seguir adelante, y gracias a todos los que habéis hecho posible que, esta sencilla y humilde Cofradía, haya estado un año mas en Cuaresma y Semana Santa cumpliendo su misión, dar culto a la Madre de nuestro Señor en su advocación de la Soledad.